Espacio y Territorio

"Lo sensible es la condición de aparición del mundo,
pero no es nunca un duplicado de éste,
sino más bien un camino de sentido construido en él." (Le Bretón, 2005) 

Para los humanos espacio y territorio no son lo mismo. Espacio es la dimensión de nuestro universo (así conocido) y nuestra extensión en el mismo. Territorio tiene un sentido más apropiativo, tanto etológico como político, haciendo referencia a un ejercicio del dominio, control y administración del mismo. Todos los territorios son espacios pero no a la inversa.

El territorio puede representarse y practicarse a diferentes niveles de complejidad e implicación personal, colectiva. Toda relación humana territorial es socio-culturalmente organizada, tanto ecológica como política, ritual y simbólicamente.

El territorio puede representarse cognitivamente de muchas maneras, también como referencia mítica, horizonte utópico para pensar y re-pensar las coordenadas de la identidad y la práctica de la misma.

Si situamos al cuerpo como territorio vivo de la experiencia encarnada encontramos múltiples formas de señalarlo como lugar donde las relaciones espaciales y territoriales no se agotan en un sentido, si no más bien, en múltiples y variadas evocaciones que dan cuenta de cómo estas mismas penetran en los universos conocidos.