Caminar las Ciudades

¿Por qué sacamos a pasear la antropología por las calles de las ciudades y los caminos entre pueblos?

 

Caminatas y paseos como también, viajes y recorridos, involucran totalidades y existencias, entre imaginarios y realidades, plagados de experiencias, de múltiples y tácitas formas de motivar paisajes y ecologías como también delinear superficies y fijar estructuras a través de las cuales transcurre la vida.

 

Caminar no es sólo abordar la bipedestación adquirida evolutivamente como femas y homos sapiens sapiens, partícipes de nuestra aventura humana, sino y fundamentalmente, es el abordaje de una dimensión posible para pensar la articulación de tiempos y espacios en los cuales motivamos auténticos pulsos de vida. En el caminar, además, se permean las sensibilidades íntimas, desde una perspectiva situada, en la cual el espacio no es una categoría escindida del cuerpo, ni el cuerpo lo es a su vez del espacio. Ambas categorías, involucran orientaciones en el sentir, intencionalidades en el actuar y significados en el recorrer.

 

Los itinerarios/talleres que proponemos en nuestro TallerEtnográfico han sido diseñados para situar y crear entornos colaborativos de experiencia en los cuales abordamos diversos temas vinculados a la (re) construcción de lugar como memoria compartida y deseo habitado, trabajando:

 

  • Indagación de las lógicas caminantes.
  • Tiempos y lugares en la ciudad.
  • Relación entre lo humano y lo no-humano en la conformación de entorno y territorio.
  • Imágenes y narrativas a través de mapas de experiencias en los cuales capturamos escuchas, reflexiones, existencias y ocupaciones posibles.

 

El caminar no siempre es sinónimo de paseo, más bien es un desplazamiento, físico y subjetivo, por el cual movemos atención y percepción insertos en una lógica relacional, organizando esquemas y posibilidades, afectando memorias, aprendizajes y sensibilidades en la co-producción y constitución de lugar. Este universo de relación en los itinerarios/talleres se abordan desde tres enfoques: situacional, cognoscitivo y performático.

 

Acerca del enfoque situacional, a partir de las prácticas caminantes sobre escenarios fragmentados, y con una serie de problemáticas de índole estructural, que alteran y transforman a los lugares desde su propia definición. Nos interesamos en cómo las personas sienten la pérdida de lugar como lugar de vida.

 

Acerca del enfoque cognoscitivo, en cómo al contar las historias en los lugares donde se produjeron se despiertan la multiplicidad de afectos que pueblan un territorio. Los hechos del pasado pueden volver a ser recorridos por sus pobladores presentes, retomando los senderos que otros dejaron marcados, dándole continuidad a tiempos y lugares que perviven a través de las memorias compartidas.

 

Acerca del enfoque performático, utilizando el caminar como acción, representación y evocación. Caminar (re)conociendo los procesos que han contribuido a cambios y transformaciones, indagando las formas personales e intimas desde la expresión, contribuyendo a la realización de actos simbólicos a modo de performances, siendo los caminantes sus primeros y principales espectadores, constituyéndose como sujetos en una interacción dotada de valor simbólico.